¿cómo dejar las drogas y el alcohol?

Las posibilidades existentes para dejar las drogas obedecen a diferentes tipos de tratamientos. Sin embargo, hay determinadas etapas fundamentales en el proceso de desintoxicación. Una de las primeras instancias y, quizás la más importante, es la aceptación del problema por parte del individuo y su posición y voluntad de enfrentarlo. En muchas ocasiones, el adicto no está conciente se su situación, lo ha intentado y no ha podido o, simplemente, no quiere enfrentar el problemas.

 

Habiendo superado esta etapa, y estando el individuo predispuesto a enfrentar la desintoxicación y la rehabilitación, se llega a otra instancia en donde es muy importante la disposición y fuerza de voluntad que se tenga para poder superar el período del síndrome de abstinencia. En esta etapa, al igual que en la primera, es trascendente el apoyo y la contención por parte se los familiares y los amigos. El síndrome de abstinencia es la instancia más dura de la desintoxicación, en donde es, frecuentemente, necesaria una supervisión médica.

 

La rehabilitación del paciente

Luego de superada la primera instancia de desintoxicación de un adicto, el cual puede serlo de las drogas o el alcohol, se alcanza la instancia de rehabilitación. Habiendo superado la etapa del síndrome de abstinencia, el período de rehabilitación no es para nada menos importante.

 

Durante la rehabilitación, es importante para los drogodependientes y los alcohólicos, la herramienta de la terapia. Es importante saber que los adictos muchas veces no dejan de serlo, debiendo estar en constante “lucha” para no volver a la sustancia.

 

El control de la abstinencia, es decir la mantenencia por fuera del consumo, es generalmente apoyado con éxito por las sesiones de terapia. Las terapias pueden ser distintas, dándose de forma individual o grupal, como por ejemplo las asociaciones de Alcohólicos Anónimos.

 

VERCICULO DEL DIA

 

El es quien perdona

todas tus iniquidades,
El que sana todas

tus dolencias;
El que rescata

del hoyo tu vida,
El que te corona

de favores y

misericordias;

Salmos 103:3-4